Cargill inaugura su primera planta de biodiésel en Europa

Barco de mercancías de Maersk. Fuente: Pixabay

La corporación alimentaria estadounidense Cargill ha inaugurado su primera planta de biocombustibles de segunda generación en sus instalaciones en el Puerto del Mar del Norte, en Gante, Bélgica.

Con una inversión inicial de 150 millones de dólares, la multinacional apuesta por los biocombustibles de segunda generación, inaugurando su primera planta de producción de biodiésel sostenible en el norte de Europa. La planta convertirá residuos de semillas oleaginosas y desechos de aceites o grasas animales procedentes del sector horeca (hoteles, restaurantes, cafeterías) en combustibles.

“Esta inversión en una planta circular completamente nueva refuerza la posición del Puerto del Mar del Norte en cuanto a la producción de combustibles alternativos”, declaró Daan Schalck, director general del Puerto del Mar del Norte.

La planta podrá producir hasta 115 000 toneladas de biodiésel al año, el equivalente al consumo anual de 150 000 coches o 10 000 camiones, lo que la convertirá en una de las mayores instalaciones de producción de biocombustibles de segunda generación de Europa. El producto resultante se destinará principalmente al transporte marítimo de mercancías.

“Al aprovechar la tecnología avanzada de procesamiento de desechos, ofrecemos una solución innovadora que satisface las demandas mundiales de energía renovable, respeta las necesidades ambientales y ayuda a los clientes a cumplir con los compromisos de gases de efecto invernadero”, aseguró Alexis Cazin, director gerente de Cargill Biodiesel & Carbon EMEA. “Pero los beneficios son mucho más amplios, especialmente cuando se consideran junto con nuestra cartera global de combustibles alternativos, ya que ofrecen un puente hacia un futuro sistema de transporte descarbonizado”.

Para recordarlo, Cargill es uno de los miembros fundadores del Centro Mærsk Mc-Kinney Møller para el transporte marítimo de carbono cero. El centro fue creado por Maersk y otros socios en 2020 con el objetivo de desarrollar nuevos tipos de combustible y tecnologías que ayuden al sector del transporte marítimo a descarbonizarse.