Biocombustible a partir de EPIs de un solo uso

Mascarilla de un solo uso desechada incorrectamente. Fuente: Pixabay

La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 y sus consecuencias en la economía mundial son nuestro pan de cada día. Sin embargo, el efecto que tendrá la pandemia sobre el planeta y las consecuencias medioambientales son poco conocidas hasta el momento o se habla poco de ellas. Aunque estamos empezando a incluir la mascarilla de tela en nuestro outfit, cada día se siguen desechando cientos de miles de mascarillas de un solo uso en el mundo. ¿Dónde van a parar? ¿Qué podemos hacer para reducir nuestra huella ecológica durante la pandemia?

Reducir y reutilizar: mascarillas de tela

Las mascarillas de un solo uso están siendo sustituidas poco a poco por las de tela. Reducir el número de productos de un solo uso es el primer paso en la regla de las tres erres: Reducir, Reutilizar, Reciclar. Con las mascarillas de tela reducimos nuestro consumo de mascarillas y reutilizamos. Pero las mascarillas de un solo uso seguirán usándose, y es por esto que expertas de la Universidad de Estudios de Petróleo y Energía de la India han buscado una solución.

Según el estudio publicado en la revista Biofuels, el plástico de los equipos de protección personal (EPIs) usados en la lucha contra la Covid-19 puede transformarse en combustibles líquidos renovables.

Reutilizar mascarillas de tela para salvar el medio ambiente. Fuente: Pixabay

Reciclar EPIs para obtener biocombustibles

“Actualmente, el mundo se está centrando en combatir la Covid-19, sin embargo, también podemos prever los problemas de crisis económica y desequilibrio ecológico”. La autora principal del estudio, Sapna Jain, explica que la transformación en biocrudo, un tipo de combustible sintético, “no solo evitará los graves efectos secundarios para la humanidad y el medio ambiente, sino que también producirá una fuente de energía”.

Los estudios indican que la degradación natural de las mascarillas de polipropileno es difícil a temperatura ambiente, por lo que necesitarían décadas para descomponerse. La alternativa: convertirlas en combustible mediante pirólisis, un proceso termoquímico a altas temperaturas en ausencia de oxígeno. El resultado: un combustible de propiedades similares a los fósiles derivado del reciclaje de las mascarillas quirúrgicas.

La coautora Bhawna Yadav Lamba opina que “los desafíos de la gestión de residuos de EPIs y la creciente demanda de energía podrían abordarse simultáneamente mediante la producción de combustible líquido a partir de kits de EPIs”. “La pirólisis de plásticos es uno de los métodos para mitigar nuestra crisis energética”, concluye.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies